14 enero 2012

Remedios naturales - Respirar bien

Nuestro sistema respiratorio es el que recibe los primeros ataques de muchos de los virus y de las bacterias que atacan a nuestro organismo, sobre todo en épocas invernales y primaverales. Por lo que es muy importante asegurar que nuestro sistema inmunitario esté siempre a punto.

Existen plantas medicinales que nos pueden ayudar a aliviar diversos síntomas y patologías leves, como son:
  • Afonía: pérdida temporal de la voz que puede estar producida por un uso excesivo de las cuerdas vocales, por alteraciones de la laringe o incluso por causas psicológicas, como la ansiedad.
Remedio natural: hacer gargarismos a partir de olmo americano y raíz de malvavisco. Ambas recubren la garganta, facilitan la deglución y calman el dolor. El olmo además, combate con la infección y las reacciones alérgicas. Otras plantas recomendadas son las hojas de frambueso y el regaliz. Con todas ellas, solas o mezcladas a partes iguales, pueden prepararse infusiones con las que, una vez tibias, se hacen gargarismos. Otro remedio muy efectivo es la cúrcuma, mezclada con sal y agua.
    
  • Dolor de garganta: la mayor parte de las veces suele estar producido por infecciones comunes de tipo viral. Además, hay otros factores puntuales que pueden desencadenar esta molestia: el aire seco del invierno, ser fumador o estar en continuo contacto con el humo del tabaco, manipular o inhalar ciertas sustancias irritantes, etc. Asimismo, el dolor de garganta puede deberse a una infección de tipo bacteriano (estreptococo, Haemophillus). Síntomas: sensación molesta en la zona que causa dolor al respirar, tragar o hablar; enrojecimiento, fiebre, ganglios hinchados y sensibles en la garganta, presencia de puntos de pus y dolor de oído.
Remedios naturales: el tomillo se ha empleado tradicionalmente para las afecciones de garganta debido a sus propiedades antisépticas y expectorantes. Para potenciar los efectos de la infusión de esta planta puede añadirse el zumo de medio limón y una cucharadita de miel (preferiblemente de romero). Otro truco para acelerar el alivio es beber lentamente la infusión con una pajita, introduciéndola en la garganta tanto como sea posible. Otro remedio sería hacer gárgaras con una infusión caliente de salvia y sal. Tanto la salvia como la sal tienen propiedades suavizantes en las mucosas inflamadas. También se puede usa la malva.




  • Congestión nasal: la congestión nasal se produce cuando se inflaman las membranas que recubren la nariz a causa de la dilatación de los vasos sanguíneos. Suele estar producida por un virus, empieza con rinorrea (con o sin estornudos) y evoluciona después hacia un moco más espeso que puede llegar a ser purulento. Suele empeorar cuando se está acostado, por lo que es importante mantener la cabeza elevada. Aunque es un síntoma molesto, ya que puede interferir en los oídos y la garganta, dificultar el sueño y causar ronquera y dolor de cabeza, puede aliviarse fácilmente.
Remedios naturales: uso de agua marina, para que las mucosidades sean menos espesas, incrementar la humedad en el aire mediante vaporizadores o humidificadores y consumir mucho líquido, como mínimo beber 1,5 litros al día, zumos naturales e infusiones, etc. Para reducir la congestión nasal, se puede tomar infusiones de hojas de pino marítimo o aplicar esta misma planta de forma tópica con aceite de almendras. También se recomienda usar el tomillo, el eucalipto, la eufrasia, la malva, el malvavisco, la equinácea, el limón y el ajo. Un truco importante es hacer vahos de hojas de eucalipto junto con manzanilla y lavanda.



  • Tos: cuando se padece un cuadro de tos, lo primero que hay que es descartar que se trate de una patología más grave y, despúes, adoptar una serie de medida higiénicas dirigidas a aliviar la sintomatología. La inhalación de vapor de agua con sustancias como eucalipto, romero o lavanda ayuda a licuar las secreciones pulmonares. Si la tos seca no es persistente puede recurrirse a remedios tradicionales como la miel o los jarabes de regaliz, ya que estas sustancias cubren la mucosa de la faringe y alivian la irritación.
 Remedios naturales: una de las plantas más eficaces para aliviarla es el marrubio, que favorece la dilución de las secreciones en las vías respiratorias, con lo que facilita la expectoración de las mucosidades, principal causa de la tos constante. Otras plantas útiles son la amapola, el gordolobo, el tusilago y la pulmonaria.
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada